11 jun. 2010

Retratos

Busqué la leve luz guardada en tu cristal
como la mariposa huyendo de la noche,
del mordisco brutal de las sombras y el miedo
de toda criatura a lo desconocido.
Calenté mis silencios cerca de tu rescollo
y creí que era vida lo que entibió mis venas
y que era sol la llama brevísima, incendio su agonía
de materia extinguiéndose.
Hoy habito la eterna transparencia del hielo
y atesora mi pecho sólo piedra engastada
en cuya agua de siglos bebe vida mi vida.

                                    (Pilar Blanco, cuando más ardía el fuego)

18 comentarios:

Edgardo dijo...

El vidrio retiene y contiene la energía, dispersando la luz a través de ella. Todo pasa, pero algo queda y se impregna. La mariposa huye de la noche por las fuertes sombras que compactan su “belleza” y la contractan en los suburbios del infierno. ¡Todos, unos y otros, tememos a lo desconocido! Pero por prejuiciosos, por cobardes, por cómodos.
Si calientas los silencios, cocinas las palabras y vomitas oraciones recalentadas que la mayoría de las veces saben mal a la garganta. Uno siempre se apasiona antes de la cuenta, sin medir, ni pensar, se deja llevar por los sueños, los miedos y los deseos.
Volverá a salir el sol y llenar de primaveras ese cuerpo, aunque ahora todo sea vació y frío, dolor, engaño y abandono. Y correrán aguas diferentes (como pregonaba Heráclito) donde bañaras tu cuerpo y beberá tu boca que traerán otras historias y fertilidad a lo que creímos muerto.

Un saludo,, la verdad que siempre es un gusto pasar por aquí, aunque no lo haga tan seguido.

HologramaBlanco

Tito dijo...

Eccellente ritratto Helena. Con uno sguardo di una grande forza espressiva. Ciao!

Carla Tormenta dijo...

Me encanta este retrato Helena, qué energía desprende el personaje, genial la barba y cada detalle.

Besos

helena dijo...

Hola Edgardo, tu comentario me ha hecho reflexionar sobre si realmente pasamos la vida comportándonos como ese vidrio por el que pasa una luz que es incapaz de retener y aprovechar, o quizá nuestra alma sea como las alas de la mariposa que pierden su belleza sólo con tocarlas... quisiera pensar que algo queda en mi de lo que me llega y yo quiero ser capaz de transmitirlo, quiero contribuir a la belleza, quiero bañarme en aguas diferentes, o las mismas, mientras sean buenas aguas.y me ahogaré en ellas si es preciso.
Un placer recibir tu visita. Abrazos

helena dijo...

Gracias Tito
Si le miras a los ojos fijamente y te dice algo, si eres capaz de imaginar su vida a través de su mirada, entonces habrá cumplido su cometido. Un saludo

helena dijo...

Querida Carla, hay algo que me encanta hacer cuando estoy en la calle: me gusta mirar a las personas que, por cualquier motivo, llaman mi atención; les observo y entonces imagino qué tipo de personas son, si tienen hijos, si son felices o no, a qué se dedican... creo que por eso me gusta el retrato, pues una vez terminado, les pongo una vida en él. Besos

Manel dijo...

Buen retrato, Elena. Esa mirada dice mucho.
Un saludo.

Francisco Vila Fuentes dijo...

Esa barba impresionante, como el mar de mi tierra cuando rompe sobre las rocas y estalla en millones de burbujas de espuma blanca. Has logrado reflejar la fuerza de la vida en ese rostro.
Un beso.

Loli Martinez dijo...

Dentro de este intenso y sufrido rostro , se esconde una gran sonrisa que desprende vida y el afán por no caer el la adversidad .
Maravillosa obra llena de esperanza y vitalidad .
Me alegra mucho visitarte querida amiga ,tienes la magia en las miradas.Felicidades .
Un fuerte beso y abrazo .

helena dijo...

Qué tal, Manel, me alegro que te haya gustado este retrato. Hago retratos bien diferentes, como ves; de cada uno siempre aprendo algo y me aporta algo nuevo.
Un saludo

helena dijo...

Hola Francisco
Bien conozco yo ese mar de tu tierra que ya considero mía, pues me escapo allí siempre que puedo. Ese batir de las olas contra las rocas demostrando su fuerza sí que es impresionante y ahí verdaderamente es donde está la fuerza de la vida.
Saludos

helena dijo...

Querida Loli
Aunque las arrugas de este rostro hayan sido talladas por la adversidad, siempre queda un atisbo de esperanza en la mirada, siempre hay un pequeño hilillo de luz por donde escapar del sufrimiento ¿no crees?.
La magia está en los ojos del que mira. Besos,amiga.

FLORESTEBANEZ dijo...

Hola Helena: Muy profunda esa mirada que traspasa el cristal.
Bonito retrato

helena dijo...

Hola Flor, ya te echaba de menos.
Las miradas profundas traspasan a quien las mira y observan a quien observa ¿no crees?.
Un fuerte abrazo.

Elena dijo...

Hola tocaya!!! Te he descubierto por casualidad, como pasa casi siempre en este mundo virtual. Y me he quedado prendada de esta combinación de pintura y poesía.

Con tu permiso, me quedo...

Saludos.

helena dijo...

Hola Elena, te agradezco que te quedes. La pintura y la poesía son compañeras de viaje, aunque me expreso mejor pintando que escribiendo. Abrazos

elena clásica dijo...

Sí, Helena querida, se nota que eres una buena observadora de almas, del sufrimientos y de la alegría interior que se traslucen en las miradas y en los pliegues de la piel, ah el tiempo y las experiencias. Mucha fuerza, inmensa vida la de este hombre, que habrá vivido mucho fuego y mucho hielo, sin duda. Menuda mirada y que fuerza impresionante en esa barba genialmente trazada.
PRecioso retrato de un alma, tal y como describen los versos de los que te acompañas.
Un abrazo, querida Helena.

SKIZO dijo...

Fabulous