26 mar. 2009

maternidad


Dice un proverbio africano que si educas a un hombre educas a un individuo, pero si educas a una mujer estarás educando a toda una nación. Esta serie de pasteles va dedicada a ellas, mujeres africanas, de piel de chocolate, inmigrantes o no, que sacan a sus hijos adelante sin pañales, sin potitos, sin guarderías, sin colegios de pago, sin revistas para padres, sin juguetes del toys´r´us, sin maxicosi, sin niñera… haciendo frente a enfermedades mortales, al hambre, a la desatención médica…. para todas ellas, este pequeño homenaje.

3 comentarios:

inma valderas dijo...

¡Hola Helena!

Me he paseado por tu blog y encuentro mucho arte y sensibilidad.
Te dejo el comentario en esta obra porque me gusta especialmente. Me gusta el proverbio africano y las expresiones que has conseguido: el llanto en el niño y la expresión fuerte y decidida de la mujer.
Felicidades.

Besos

helena dijo...

Hola Inma, acabo de reparar en tu comentario, siento haber tardado tanto en contestarte. Ésta fue una de las primeras obras que hice en pastel sobre la maternidad en Africa. Con ellas pretendí hacer una llamada de atención sobre la precaria situación de la infancia y lo difícil que es sacar a los hijos adelante en lugares donde no llega ningún tipo de ayuda y con unos recursos tan limitados. Pintar los ojos de esas madres fue una experiencia indescriptible.
Un saludo

Blog da Regbit dijo...

maravilhoso entrar no mundo da arte e poesia não muitos dos autores desconhecia> Parabéns