29 sept. 2010

Azul

Si me arrancas los ojos
vivir bajo el volcán será condena
que tendré que cumplir.
Buscar del laberinto la salida,
saberme sed de todos mis naufragios,
hablar desde la herida luminosa,
desde la nada ausente,
desde el beso segado
Recobrar la palabra.

                                      (Pilar Blanco. La nada ausente)

22 comentarios:

J.Carlos dijo...

Azul en los colores, en lo que trasluce su mirada, en los pensamientos que se adivinan.
Precioso retrato que va más allá de la misma pintura.
Abrazos

carmensabes dijo...

Hermoso retrato querida Helena, un azul que invita a pnesar y soñar.
Recobrar la palabra desde el arte, eso lo haces tú divinamente.

Feliciades.

Francisco Vila Fuentes dijo...

Mi querida Helena, el gesto de esa boca y la tristeza en esos ojos me dicen todo de tu pintura. Siempre, siempre es un placer venir hasta aquí.
Un beso.

Manel dijo...

Bonito retrato, Helena.

helena dijo...

J. Carlos, azul es el misterio de la noche y la promesa del nuevo amanecer. El azul ahora da forma y acompaña el gesto y la mirada.
Un fuerte abrazo.

Tito dijo...

Elena, trovo molto bello questo ritratto "azzurro". Mi piace molto l'espressione un pò triste e malinconica che hai dato a questa ragazza.
Le parole di Pilar Blanco sono bellissime. Ciao!

helena dijo...

Querida Carmensabes, recobrar la palabra con la pintura es algo maravilloso, ójala supiera también plasmarlo en el papel.
Para mi siempre es un pacer recibir tu visita.
Un beso amiga.

helena dijo...

Francisco, cuando era pequeña, siempre que dibujaba un retrato, empezaba por los ojos, algo poco ortodoxo, pero yo construía mi historia comenzando por la mirada.
Y aunque uno recorra un largo camino y derive su experiencia artística por distintas sendas, siempre vuelve al origen.
Un abrazo, querido amigo

Elena dijo...

Qué precioso retrato en azul, helena con h :) Y qué maravilla el poema que lo acompaña.

Me gusta esa mujer, su mirada gris y perdida y esa nariz "interesante" que le da personalidad al rostro.

Te dejo un beso azul para que no desentone entre tanta belleza.

helena dijo...

Muchas gracias Manel. Me han gustado mucho tus últimos retratos.

helena dijo...

Hola Tito, creo que las palabras de Pilar Blanco son un complemento ideal para este azul melancólico. Seguramente ella podría recitarlas. Un abrazo

helena dijo...

Hola Elena sin h, qué corta distancia nos separa.
Una nariz siempre da personalidad a un rostro, lo complementa y acompaña sus gestos, nos precede y presenta ¿no crees?
Gracias por venir y un beso, también azul para ti.

Ana dijo...

Bonito y a la vez tristeza profunda.
Un saludo

helena dijo...

Hola Ana, cierto es que el gesto y la mirada delatan una tristeza profunda, y a la vez quieren también contar del alma de esta mujer.
Un abrazo

Jesús Garrido dijo...

son preciosos, felicidades, sobretodo por el color.

helena dijo...

Gracias Jesús, me gusta imaginar que los colores que vemos no son reales, sino que bajo ellos subyace el color verdadero. Y ése es el que a veces dejo en mis cuadros.
Un saludo

Carla Tormenta dijo...

Consigues que el rostro de la mujer tenga vida, emana sentimientos intensos, tristeza quizás.

Protagonista el azul precioso que también en tu anterior obra asoma en cabello y ojos.

Muy bonito trabajo Helena.

FLORESTEBANEZ dijo...

Este retrato sugiere un montón de sentimientos, la mirada hacia dentro, pensamientos tristes, angustia, melancolía, miedo.
Buen trabajo.

helena dijo...

Querida Carla, mi pintura, fundamentalmente, intenta transmitir sentimientos y emociones subjetivas, aunque el color también tiene un papel fundamental. Es un largo y a veces nada fácil, proceso de aprendizaje.
Un fuerte abrazo

helena dijo...

Flor, me alegra que te sugiera tantas cosas, yo participo de esos sentimientos mientras pinto y, sobre todo, cuando termino una obra, pues me cuesta trabajo tener que dejarla (es como cuando se termina un buen libro, que aún hay que saborearlo un tiempo más.
Un beso amiga

elena clásica dijo...

Querida Helena:

Qué gusto encontrarte una vez más a través de tu arte, tan intenso, tan vívido, tan azul, tan generoso, tan captador de las almas. La mirada de esta mujer nos trastornó a todos, que ojos tan cristalinos, cuánto dolor en su interior, y a la vez cuánta fuerza para continuar, qué perfil delicado el de las cejas y que expresión concentrada. El azul reluce una y otra vez. Un pastel para soñar de día y de noche.

Me encanta volver a disfrutar de tu arte.
Un abrazo fuerte, querida amiga.

helena dijo...

Querida elena clásica, para mi sí que es un gusto recibir tu visita y estos comentario que me dejas, puros poemas.
El alma que dejo en mis cuadros es la mia, y mi dolor y mi fuerza; en eso consiste lo sublime del arte,poder plasmar la belleza y soñar con los colores. Tú lo haces con la palabra.
Por cierto, no he podido leer tu último poema, quizá sea un problema de mi ordenador.
Un beso amiga