24 oct. 2009

Minero de Cerro Rico (Potosí)


Está tu grito tenso,
tu joroba ancestral,
la tenaz ilusión de hollar la roca
sin macular sus sacras desnudeces,
está el trajín de tus zapatos
cloqueando en los charcos de tus charcos.
Sin embargo prosigues,
martillo de ocho libras, barreta, dinamita,
como puñal sangrante en medio de la veta
vistiendo de crepúsculos
el tendón magistral de tu estatura.
(Héctor Borda Leaño)

14 comentarios:

elena clásica dijo...

Pues nada menos que nos ofreces la vida misma, la vida dura en su tensión física y en la espiritual hecha pintura. En el arrebatador gesto de sufrimiento, pero también de horas y horas de trabajo diario, en la crispación de la boca, las arrugas, el cansancio y la fuerza de la mirada. El color de la tez, casi rojiza. El contraste entre el azul del casco tan vivo y el color más apagado de la chaqueta y el cuello casi fundido con el cuerpo.
Parece que el casco esté cubierto de polvo, ¿verdad?
Una imagen espectacular, que nos produce un estremecimiento en la empatía de los dolores de la vida y de admiración hacia una figura heroica en la sombra, como tantas otras. Extraordinario.
El poema con que te acompañas, como es habitual en ti, exquisito.
Un placer, como siempre maravillarme ante tus obras y esa expresión tan certera de la vida desde la elevación más sublime hasta el dolor más profundo.

mega dijo...

De Palencia viene un soplo de aire fresco;Felicidades amiga

Loli Martinez dijo...

Tienes la delicadeza y la sensibilidad de mostrar con tus pinceladas una vida tan dura de trabajo reflejada en su rostro ,aunque siento una dulzura en sus ojos pero cansancio en su mirada .Siento el olor de la piedra en el aire .
Gracias por mostrarnos toda una vida en un rostro.
Un gran beso querida amiga ,siempre es un placer disfrutar con tu sentida obra .

helena dijo...

elena clásica
todo el sufrimiento de una vida se refleja en la mirada, y en los surcos de esa cara, que parece que el tiempo hubiera metido sus largas uñas hasta hacerlos profundos.
El pastel es un medio tan dúctil, si se me permite la expresión, que me da la oportunidad de reflejar ese sentimiento de impotencia que produce el dolor ajeno, y por eso quiero mostrar, como tú bien dices, a esas figuras heróicas en la sombra.
Te agradezco tu comentario y espero que sigas siempre por aquí.
Un beso.

helena dijo...

Aunque esa austeridad castellana nos hace recogernos en nosotros mismos y parecer, a veces, demasiado serios, necesitamos ese aire fresco que nos vapulee y nos haga participar activamente en todo lo bueno que la vida nos ofrece. Tu amistad es de lo bueno lo mejor, Helena. Gracias por compartir todas estas cosas conmigo.

helena dijo...

Hola Loli
la dulzura que tiene su mirada lleva aparejado el sufrimiento. Su rostro dice lo que seguramente no digan sus palabras.
Es cierto que mi obra siempre tiene esta deriva y, aunque a veces me meto en otros charcos, siempre acabo volviendo a este río de sentimientos y espero que esta corriente me hará naufragar en buenas aguas.
Un beso amiga.

Carla Tormenta dijo...

Impactante rostro donde toda una vida queda al descubierto gracias a tu pastel maestro.
Soberbio retrato de un ser humano y sus circunstancias.

Gracias artista!

helena dijo...

Muchísimas gracias, Carla
Me encanta el retrato a pastel porque él mismo va tomando su propia dirección, y este ser humano engloba a todos los que con él llevan el duro peso del sufrimiento a sus espaldas.
Un beso para ti.

Adolfo Payés dijo...

Bello poema.. con un retrato estupendo..

Un gusto pasar por tu espacio..

Un abrazo
Saludos fraternos.

helena dijo...

Gracias Adolfo
Me encanta que me visites.
Tu último poema es una inspiración.
Un saludo.

Alma Mateos Taborda dijo...

Un bello retrato y un gran poema, paisajes duros de la vida misma. Excelente! Gracias por compartirlo.
Además quiero agradecerte tu solidaridad en horas desagradables para mi. Pero es en esos momentos donde se desnuda el alma de los amigos, su generosidad, su calidad humana, su grandeza para ayudar al otro. En este abrazo que te dejo, está mi amistad, mi gratitutd y mi homenaje.¡Gracias!!

helena dijo...

No tienes nada que agradecerme, Alma, más bien al revés, porque, a pesar de las dificultades, sigues compartiendo tu poesía con nosotros y no te has dejado abatir. Te admiro por ello. Un beso de corazón.

Angus dijo...

Bello poema. Muy, muy bonito.

helena dijo...

Gracias Angus
gracias por entrar en este pequeño espacio en el que hablo a través de la pintura.
Un saludo