29 nov. 2012

Así es el amor



   Todas en fila. Se les quedó mirando fijamente con lascivia. Escogió la tercera de la segunda fila. Con la mano izquierda le ciñó el cuello. Con la derecha empezó a acariciarle el vientre. Apasionadamente acercó sus labios a la boca anhelante de ella. Después, se la bebió enterita.

                                                            José Barnoya