26 oct. 2010

Tus ojos


Y tus ojos, tus pétalos de luz,
aquellos ojos que resumían el estío,
vasijas de pureza,
agonizan de sombra en su prisión de nieve.
Y de silencio.
El mundo es una catedral helada.

                                        (Luis Alberto de Cuenca)